Enfermedades metabólicas y problemas reproductivos

Las enfermedades metabólicas en el ganado lechero juegan un papel muy importante desde el punto de vista productivo, ya que se presentan generalmente en la etapa crítica de la vaca, que es el momento del parto y esto repercute directamente en la lactación y en la siguiente gestación, de aquí que las pérdidas son: por disminución de la producción láctea, por los días abiertos y por los problemas reproductivos posteriores.

Los principales problemas son: cetosis, fiebre de leche (hipocalcemia), hipomagnesemia, acidosis ruminal, laminitis, etc.

Este tipo de problemas tienen un origen nutricional, además de que estamos sobreexplotando a los animales, les exigimos mucho desde el punto de vista productivo y a cambio no estamos alimentándolos como el organismo animal lo requiere.

Generalmente la base del problema es que se administra demasiada energía a los animales, lo que ocasiona que se depositen las grasas en el hígado y éste no puede por lo tanto realizar las funciones metabólicas que le correspondan, alterándose así todo el metabolismo del animal (Síndrome de la Vaca Gorda). El resultado de lo anterior es que al momento del parto se presentan problemas de cetosis (parálisis rumial, retención placentaria, animales caídos, parálisis del músculo liso en general), hipocalcemia (por desbalances de Calcio-Fósforo), hipomagnesemia (deficiencia de Magnesio en la pastura), y acidosis ruminal (muerte de microorganismos en el rumen al haber parálisis) con laminitis consecuente y abscesos hepáticos.

La solución a este tipo de problemas se basa en la administración de una buena dieta y sobre todo de un aporte, adecuado del Fósforo (P). Elemento indispensable que interviene en todos los procesos energéticos del animal, haciendo funcionar al hígado e interviniendo en los procesos de fertilidad, de crecimiento y producción de todos los animales. En el ganado lechero esto es más crítico, por lo que ya se mencionó de la alta producción láctea y el consumo de grandes cantidades de Calcio (Ca). En el organismo animal existe una relación Calcio-Fósforo de 1.5 -2:1 y es el propio organismo del animal que compensa esta relación a partir de los nutrientes, sin embargo, debido al tipo de alimentación del ganado lechero hay nutrientes como la alfalfa que guardan una relación Calcio-Fósforo de 7:1, es decir 7 partes de Calcio por 1 de Fósforo y que el organismo animal no puede estabilizar a la relación, normal provocando un desbalance y por lo tanto los problemas metabólicos y de infertilidad.

La administración de Fósforo en los animales se hace a través de la dieta, en el concentrado y a partir de sales mineralizadas, sin embargo, existen enormes diferencias acerca de la calidad y disponibilidad del Fósforo.

Consideraciones acerca de las fuentes de Fósforo

Una vez que uno se decide a prevenir problemas y mejorar los parámetros productivos mediante la suplementación de Fósforo, es muy importante considerar, la calidad del producto que piensa administrarse, pues no todas las fuentes de Fósforo son adecuadas. Algunas pueden mencionar, que contienen 20% de Fósforo, pero solamente el 40% es aprovechable (biodisponible) por el animal, lo que de cada 10 g de P, solo se utilizan 4 g, el resto se pierde, con todo y el dinero que se pagó por él.

Existen diferentes formas de evaluar una fuente de P:

  1. La solubilidad en ácido clorhídrico, debe ser de 90-95%.

  2. La solubilidad en agua debe ser de por lo menos 70%.

  3. La presencia de Flúor, que afecta la disponibilidad del Calcio y provoca intoxicaciones, no debe rebasar la proporción de 100:1, es decir 100 partes de P por 1 de Flúor. Esto es muy importante sobre todo cuando se utiliza roca fosfórica de baja calidad, ya que en estas se encuentran niveles muy altos de F.

  4. La biodisponibilidad de P utilizado. En la Universidad de Goettingen se realizaron los estudios de biodisponibilidad para las diferentes fuentes de P existentes, estas pruebas se basaron en la administración de los diferentes productos en becerros, considerando que el 98% del P se deposita en los huesos, tomaron radiografías de los animales para evaluar el grado de osificación y por lo tanto el grado de absorción, resultado de esto una tabla que se describe a continuación:

TABLA DE BIODISPONIBILIDAD DEL FOSFORO
UNIVERSIDAD DE GOETTINGEN

FUENTE DE FOSFORO
GRADO Y (%)
DISPONIBILIDAD
CALIDAD
Harina de hueso 25 (20) MALA
Harina de hueso autoclaveada 35 (28) MALA
Fosfato tricálcico 70 (56) REGULAR
Fosfato dimagnésico 75 (60) REGULAR
Ortofosfato de Ca di-hidratado 75 (68) REGULAR
Ortofosfato de Ca mono- hidratado 85 (68) REGULAR
Fosfato trisódico 90 (72) BUENA
Fosfato monocálcico (técnico) 107(86) BUENA
Fosfato disódico 110(88) MUY BUENA
Magnophoscal 124(99) MUY BUENA
GRADO MAXIMO 125(100) MUY BUENA

Considerando la tabla anterior, usted puede saber que cantidad de Fósforo están consumiendo sus animales, al conocer la fuente y compararla con estos datos internacionales.

En resumen puede decirse que la administración de una fuente de Fósforo después del parto y durante toda la lactación redituará en grandes beneficios en la reproducción, al disminuir los días abiertos y el índice de concepción, además de que la producción láctea se incrementa.

En el ganado seco la aplicación de 2 inyecciones de Catosal a las 6 y 2 semanas antes del parto disminuirán los riesgos de partos distósicos, con los problemas infecciosos subsecuentes y desórdenes metabólicos.
Lo que se invierte en un programa de suplementación se paga con creces, al disminuir los problemas antes mencionados.

Tratamientos de problemas metabólicos

Cetosis
Administrar glucosa endovenosa, Catosal (hepatoprotector) y cortisona (estimulante de la síntesis de glucosa).
Administrar electrolitos por vía endovenosa y estimulantes del movimiento ruminal. Lamentablemente cuando el animal está tirado es muy difícil su recuperación.

Hipocalcemia
(Fiebre de leche). Administrar una botella de Calform por vía oral y repetir otra a las 12 horas, inyectar por vía subcutánea o I.V. 100 ml de Calfon fuerte.

Retención placentaria
Aplicar Oxitocina para la expulsión de las secundinas, si no se expulsan, esperar 24-48 horas para retirarlas manualmente (con un guante). Aplicar Baytril inyectable al 10% por vía intramuscular, 1 ml/40 kg durante tres días, para controlar la endometritis y prevenir una piometra. Puede también administrarse Baytril intrauterino, haciendo una dilución de 5 ml de Baytril en 50-100 ml de agua destilada y aplicándolo mediante una pipeta una vez eliminadas las secundinas.

Hiponmagnesemia
Administrar una botella de Calform y repetir a las 12 horas. Continuar con Magnaphoscal en la dieta a razón de 100 a 150 g por animal.

Prevención de problemas metabólicos

Como ya se mencionó, la base para la prevención es la adecuada alimentación y suplementación con sales mineralizadas que tenga un Fósforo que sea disponible en las diferentes etapas productivas de la vaca:

Gestación

Uno de los problemas que provoca más pérdidas a la ganadería lechera, es el de la infertilidad. El número de días abiertos y el número de inseminaciones por vaca son los parámetros a evaluar. En el caso de los trasplantes de embriones, es de suma importancia también el número de óvulos obtenidos y el porcentaje de nacimientos logrado. Existe una relación directa entre la fertilidad y el Fósforo, a mayor deficiencia de Fósforo más problemas reproductivos y considerando que esta deficiencia es lo más común, estos problemas se resuelven al administrar la cantidad necesaria de Fósforo que sea de buena calidad.

Existen datos en diferentes países en los que se demuestra una disminución en días abiertos hasta de 6 días y un índice de concepción de hasta 1.6 servicios por vaca. La producción láctea se incrementa, hasta en un 10%.

La administración de Magnaphoscal desde el momento del parto, a razón de 100-150 g/vaca/día o en el concentrado en una proporción del 1%, garantiza excelentes resultados.

Parto

Durante el período de secado, la vaca, aunque no pierde Calcio por la lactación, el becerro necesita grandes cantidades de este mineral, ya que es el momento de mayor crecimiento y osificación, por lo que el aporte de Calcio es necesario. Por otra parte, la vaca necesita una buena reserva energética en preparación a la sobrecarga del parto y a la alta producción láctea. Esta reserva se la provee el Fósforo, que interviene en todos los procesos energéticos, en la denominada unidad energética: ATP.

Es en este período la suplementación de Fósforo de buena calidad redundará en grandes beneficios tanto en el becerro, como en la vaca al disminuir los problemas de: cetosis, hipocalcemias, retenciones placentarias, partos distósicos y mastitis.

Para ésto pueden administrarse 50 g diarios de Magnaphoscal o 100 g de Superbayphos por vaca durante todo el período.

Otra posibilidad es la administración de Catosal (20 ml) a las 2 semanas antes del parto y repetir 4 semanas después, los resultados obtenidos en México y diferentes partes del mundo comprueban una reducción considerable de problemas al parto y se mejoró el número de días abiertos.

Post parto

Por otra parte, una vez que nace el becerro y la vaca inicia sus altos niveles de producción, con el fin de subsanar las grandes pérdidas de Calcio a través de la leche, se le administran grandes cantidades de este elemento, tanto en el concentrado como en el forraje, sobre todo la alfalfa, en donde se ha encontrado una relación Calcio-Fósforo (de hasta 7:1, es decir, 7 partes de Calcio por 1 de Fósforo, cuando la relación óptima que debe mantenerse en el animal es de l:1 y puede llegar hasta 1:3.

En este momento es también de suma importancia neutralizar esta desproporción mediante la administración de un suplemento mineral con una buena fuente de Fósforo. Esto, además de que estimula metabólicamente al animal durante la producción láctea, permite una mejor y más rápida involución uterina, preparando de esta manera la próxima gestación.

De acuerdo con lo anterior, resulta más económico prevenir los problemas metabólicos que tratarlos. El programa que hemos presentado se ha llevado a cabo en México y otros países europeos con gran éxito, razón por la cual lo invitamos a seguirlo.

En el ganado cuya función es la de cría, el programa anterior es de gran utilidad y en el caso del ganado de engorda a la recepción la aplicación de Catosal (10-20 ml) y Vigantol (2-4 ml) ayuda en gran medida a la adaptación y estimulación metabólica de los animales recién llegados. Sí existe el riesgo de presentación de cuadros respiratorios debidos a la baja de defensas por el estrés, la aplicación de Yatren casein fuerte ayuda a la elevación de las defensas del animal y a la disminución de los problemas respiratorios.

Las disfunciones metabólicas en este tipo de ganado se corrigen administrando Superbayphos como complemento mineral, que contiene macro y micro minerales necesarios para el ganado de engorda. Puede administrarse mezclado con sal común a razón de 1 a 1, es decir 50 kg de sal y 50 kg de Superbayphos y administrarlo en el saladero. Puede ser administrado en el concentrado al l% (10 kg de Superbayphos por cada Ton de concentrado). Otra posibilidad es que se haga una mezcla: